21/09/2020

Lo que no se mide no se puede mejorar.


Lo que no se mide no se puede mejorar, pero para medir hay que plantear objetivos, y la pregunta es: ¿Planteaste objetivos para tu clínica?

Existe un período en el que hay que hacer un balance de la situación de tu clínica para comprobar si se han cumplido los objetivos que planteaste o si será posible alcanzar lo previsto para fin de año.

Al controlar estos puntos podés hacer el balance y controlar si aún no alcanzaste los objetivos, los igualaste o superaste!

Pasos a seguir:
1. Objetivos que deseas alcanzar. Deben ser cualitativos y cuantitativos y deben tener una fecha límite aproximada de cumplimentación.
2. Ejecución. Para alcanzar esos objetivos seguramente tengas que llevar a cabo acciones, por ejemplo, especializarte en un área nueva.
3. Medición. Por supuesto, luego de la fecha límite hay que medir, ¿Qué significa esto? comparar resultados obtenidos con objetivos planteados.
4. Toma de decisiones. En base a si se alcanzaron o no los objetivos planteados, tomar decisiones, seguir igual o cambiar la manera de hacer las cosas.

Siempre es bueno plantear objetivos a corto, mediano y largo plazo y el control se debe hacer por lo menos cada 3 meses para ver los avances, utilizando herramientas que te permitan hacer estos controles.

Entre los parámetros más importantes recomendados para plantear objetivos y luego analizar el cumplimiento de los mismos están:

* El número de nuevos pacientes en tu clínica.
* El número de presupuestos aceptados.
* El nivel de recomendación de tu clínica.
* Los niveles de asistencia de tus pacientes a sus turnos.
* El estado de cuenta de tus pacientes.
* La facturación alcanzada.

¿Qué otro balance realizarías en tu clínica?

Atribución de la frase:

«Lo que no se mide, no se puede mejorar». Esta frase, atribuida frecuentemente a Peter Drucker, pone de manifiesto la importancia de la medición.

En realidad la frase corresponde a William Thomson Kelvin: «Lo que no se define no se puede medir. Lo que no se mide, no se puede mejorar. Lo que no se mejora, se degrada siempre.«